Demos las gracias

Dejen sus comentarios al realizar sus visitas, y pidan lo que necesiten para hacer crecer nuestra pagina.

Saludos
Agro-Ayuda

jueves, 4 de diciembre de 2008

PUDRICIÓN GRIS, TIZÓN DE LA FLOR, BOTRYTIS

PUDRICIÓN GRIS, TIZÓN DE LA FLOR, BOTRYTIS


Botrytis cinerea

El hongo permanece de una temporada a otra en el suelo, en forma de esclerocios o micelio o en residuos vegetales infectados.

Al inicio del cultivo, los esclerocios, en condiciones de alta HR, germinan produciendo micelio y conidias, lo que generalmente sucede en otoño.

Cuando comienza la floración, las conidias son dispersadas por el viento y agua y son depositadas en flores, ramas u hojas.

El agua de condensación del plástico de invernaderos favorece la infección de las flores y frutos de las plantas.

El hongo puede penetrar tejidos de la planta, principalmente por heridas.

La enfermedad se inicia en tejido senescente, y una vez que el hongo se multiplica invade tejido juvenil.

B. cinerea suele invadir las plantas a través de tejido muerto, generalmente flores, y posteriormente frutos. En tejidos afectados por pudrición, se producen nuevos conidióforos y conidias que completan el ciclo, volviendo a pasar la época estival en forma de micelio o esclerocios.



La dispersión se los esclerocios depositados en el suelo o en restos vegetales se produce, principalmente, por labores culturales.




El desarrollo y multiplicación del patógeno se favorece en condiciones de HR alta (95%) o en presencia de agua libre sobre tejidos vegetales, y T°s entre 15 y 25°C, condiciones que son habituales en los invernaderos de plásticos.




El exceso de fertilización nitrogenada favorece el desarrollo de tejidos suculentos en las plantas, lo que facilita la infección.




Síntomas:

Afecta todos los órganos aéreos de la planta de tomate, por lo que su sintomatología es variada.

La infección comienza habitualmente en las flores que se necrosan, se desprenden y caen sobre otros tejidos de la planta.




En las hojas se desarrollan lesiones necróticas circulares, de color marrón que aumenta de tamaño hasta cubrirla por completa.

A veces aparecen lesiones características en forma de “V” desde el ápice hacia el interior de la hoja.

El hongo produce abundante micelio y conidias grises sobre el tejido, luego las hojas se marchitan y mueren.




Otro síntoma es la infección de los tallos, estos quedan anillados por la invasión del hongo o por infecciones en cicatrices de poda, originándose lesiones que producen la marchitez o el quiebre de la planta a nivel de la zona de infección.




La pudrición de los frutos se inicia con una invasión primaria del cáliz, pistilo o pétalos de la flor que progresa durante el desarrollo del fruto.

Asimismo, a través de grietas o picaduras de insectos, los frutos se infectan, desarrollan lesiones acuosas y blandas y se pudren rápidamente, cubriéndose del moho pardo grisáceo.






La mancha fantasma es un síntoma poco común en Chile. Se caracteriza por tener halos circulares blancos a amarillo pálido sobre frutos.

Aunque esta infección se produce cuando los frutos tienen entre 1 y 3 cm de diámetro, la expresión completa de la enfermedad aparece en frutos verde-maduros.

Este síndrome no causa pudrición pero disminuye la calidad y deprecia comercialmente los frutos.




Importancia económica:

La pudrición gris es una de las enfermedades aéreas más importantes en tomates cultivados en invernaderos, presentándose en todas las temporadas.

Produce una gran disminución del rendimiento y calidad de los frutos, especialmente entre la regiones IV y VII.

En años lluviosos también afecta a tomates cultivados al aire libre, comenzando desde el período de almaciguera.

Las pérdidas en postcosecha son importantes, especialmente en frutos con infección latente que, en condiciones de alta humedad relativa, contaminan a los frutos sanos en contacto con ellos.

Métodos de Control:

Ventilar las cubiertas para disminuir el exceso de H° en el invernadero.

Remover hojas basales (deshoje) para permitir la circulación de aire y el secado de las plantas.

Eliminar hojas, flores y frutos enfermos.

Evitar los excesos de fertilización nitrogenada.

Evitar la heridas causadas por manipulación, insectos, podas, deshoje y cosecha.

Usar plásticos que absorben luz ultravioleta, lo que inhibe la producción de conidias del hongo.

Eliminar los residuos vegetales una vez terminada la cosecha.

El control químico debe realizarse desde la floración y antes de que las plantas formen una vegetación muy densa que impide un buen cubrimiento del follaje.

Usar botriticidas sistémicos como pyrimetanil, tebuconazole, fludioxonil, entre otros.

3 comentarios:

Oscar Améstica. dijo...

Hola: soy chileno pero vivo aquí en
España (Santander).Tengo una parcela
en Coquimbo de 6.000 metros cuadrados
y como está muy mal el trabajo en este país,tengo intenciones de volver
a Coquimbo y aprovechar esa parcela, plantando algo y sacarle un rendimiento económico.me gustaría tu opinión personal al respecto.
Un Saludo.
Oscar.

Evelys Fuentes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Evelys Fuentes dijo...

Hola excelente información.. me gustaría saber cuál es la fuente original de las imágenes q aparecen escaneadas con descripciones.. saludos!